sábado, 13 de febrero de 2010

LAS LÁGRIMAS COMO VERSOS DE *RICARDO MUSSE CARRASCO


-------------------------------------------------------------Por Walter Toscano
--------------------------------------------------------------------smorto_subte@hotmail.com


Ricardo Musse Carrasco, poeta limeño-sullanero, tiene un poemario inédito intitulado brevemente Lágrimas, y hace algunas semanas nos envió, vía e-mail, su trabajo poético.
Es un libro aún cómplice de las sombras, pero que deseamos sea mostrado en un futuro cercano.

En el poemario caen lágrimas como versos. Y está seccionado en 10 partes, con números romanos, son 10 poemas cargados de soledades a pesar de fugaces compañías, 10 poemas conscientes de la brevedad de la existencia y -por eso mismo- contundentes.

La desolación permanece encendida en los versos de Ricardo Musse, se apodera de su arte poética, porque la verdad no se disfraza, se adentra –sin pedir permiso- en los poros de la vida.

Ricardo Musse es un poeta que, debido al dolor, maldice su propia existencia; pero a la vez reconoce que es producido por un Dios ciego ante los males humanos:

“Pareciera que las lágrimas derramadas cayeron,
infructuosamente, en el seco corazón de Dios.”
(IV)


Y agrega, aceptando su naturaleza:

“...
y porque simplemente así venimos al mundo:
Húmedos/líquidos/acuosos/ con el agua primordial
dentro de nuestra plañidera naturaleza…”
(VI)

La sinceridad es letal para los mortales, y aún más para los poetas. Clara muestra de ello son sus versos:

“...
inundada su alma por las aguas desbordadas de la tribulación:
Aarón llorando–desconsoladamente- dentro de mi muerto corazón.”
(VIII)

Musse rememora nombres bíblicos como Aarón, Abraham, Dios; y los sumerge en su mundo poético, los dota de humanidad que la Biblia les quita:

“...
Abraham, colgándose de sus nubes ilusorias,
les hace escurrir sus últimas humedades,
y el Aarón contempla entonces cómo la lluvia,
disipándose, arrastra nuestros vivificantes latidos
/hacia esa remota claridad…”
(IX)

También nos habla del padre, seco de corazón, seco de lágrimas; pero que de viejo se redime, y el amor cae en lágrimas:

X.


Mi papá ha derramado lágrimas ahora viejo,
antes tenía un desierto en el corazón:
Tan extenso y desolado que todos cabíamos
/en él:
Con nuestras ilimitadas soledades,
con nuestros inmensos silencios,
con nuestros infinitos sequedales;
empero, el Viejo con sus lágrimas ahora todo
/lo vivifica:
Nuestras palabras redivivas,
nuestros espíritus restaurados,
nuestras consoladoras poesías.

*Ricardo Musse Carrasco fue miembro de la estirpe generacional “Ángeles del abismo” y del grupo literario piurano “Magenta”. Ha obtenido diversos premios poéticos en Perú, y su trabajo Epístola concebida decrépitamente sin ti fue seleccionado en el “IV Premio Internacional de Poesía Amorosa 2007” en España.

No hay comentarios: