miércoles, 7 de julio de 2010

IVÁN FERRINI, EL “DORGUS”, POETA CAÑETANO

IVÁN FERRINI, EL "DORGUS"

PORTADA DEL POEMARIO
Por: Walter Toscano

Hay tipos que caen bien en el transcurso de una charla, y otros, a varios metros de distancia caen pesados, y con ellos es insufrible un cambio de palabras. Pero el “Dorgus”, Iván Ferrini, poeta cañetano, a pesar de su bien robustecida figura, destila simpatía por los cuatro costados de su redondez. Y no es solamente un poeta melancólico, desilusionado por amores furtivos, esquivos o nunca hallados, sino un sincero caminante con una botella pegada al cuerpo, recorriendo las calles inciertas bajo arrecifes de una Atlántida moderna.

El Segundo Festival En los extramuros del mundo - 2010, en Cañete, sirvió no sólo para conocer poetas y escritores sumergidos en sus labores literarias y de difusión de la cultura, fue ideal también para fortalecer amistades que, desde el Primer Festival del año 2009, venimos enlazando. El “Dorgus” es un poeta que conocimos el año pasado, y que su apariencia corporal lo dota de suficiente material temático para ser todo un personaje, como así sucedió en la novela Rapsodia vagabunda, del narrador y poeta Juan Carlos Guerrero, amigo inseparable de Iván, y cómplice de interminables juergas.

Juan Carlos tuvo la amabilidad de obsequiarme este año, durante el Festival, un ejemplar del poemario de Iván Ferrini Poemas de amor: entre arrecifes de una Atlántida moderna, bajo el sello Ediciones Espartako, y de la cual se desprenden estos poemas que a continuación, para lectura y conocimiento de este buen poeta, muestro para el aprecio merecido de su buena lírica.

Destino incierto


El amor no está ausente en mi vida
está presente como la sombra
que alumbra mi destino
que grita a los cuatro vientos que soy malo
que debí morir al nacer
bueno, en fin, hay una sombra
que atormenta mi destino
lo cual es incierto y falso
a veces me pregunto
si soy culpable de venir al mundo
y ser tratado como hasta ahora
nunca pude decir que fui feliz al lado de los míos
pues siempre estuve al margen
de todo tipo de elogios
a veces quisiera no haber nacido
ya que era feliz en aquel: Mi pequeño mundo compacto
antes de ver la luz del Sol.

Alma pura y casta


Soy un perdedor por excelencia
rara vez concreto una meta
siempre estoy al margen
de todo tipo de elogios
no puedo definir la palabra amor
ya que en mis labios suena
como coro de ángeles
es decir, se oye como los mil demonios.
Carajo, no lo puedo creer pero es cierto
es una vaina ser hermoso de corazón
y tener el alma pura y casta
como una hembra criada a la antigua
que no atraca bajarse el forro
(hasta después del matrimonio)
para así, poder fornicarla como si se acabara el mundo.
El colmo de la mala suerte es ser misio
sensible, soñador y poeta
ya que vives eternamente enamorado de la vida
y ésta que es una perra
pues te trata como una basura
y adonde vas nunca encuentras felicidad.
Enamorarse es de tontos: dicen algunos
pero yo creo que es de valientes
templarse de una cojuda que no te hace caso
que nunca te va a ver como un hombre
bueno, si ella te detesta
es un paso que has avanzado
al menos se da cuenta de que existes
y por ella, la botella.
Cuántas veces en el baño o en tu cuarto
te has masturbado, pensando
en la flaca que te gusta,
alucinando llegar a su alcoba
paa besar su cuerpo con ternura infinita,
insaciablemante hasta los huesos,
claro, como un buen samaritano del sexo.

2 comentarios:

NUS dijo...

ta buena tu articulo, nos vemos un abrazo

WALTER TOSCANO dijo...

ERICK
GRACIAS POR COMENTAR.
SON INTERESANTES LOS POEMAS DEL DORGUS. Y EVENTOS COMO LOS QUE ORGANIZAS SON PARA DARLOS A CONOCER.
Salud por ello.